lunes, 21 de junio de 2010

DISCRIMINACIÓN Y LUCHA DE CLASES EN BARILOCHE

 

Para regocijo y alegría de los grupos mediáticos, más mil personas marcharon anoche por el centro de Bariloche para pedir más seguridad y defender el trabajo de la Policía en un operativo que acabó en la muerte de Diego Bonnefoi, un chico de 15 años al que un suboficial le disparó en la cabeza el jueves en la madrugada y otros dos jóvenes . La escena emblemática de la marcha, convocada a través de mensajes de texto e Internet, ocurrió en la esquina de Quaglia y Mitre: varios vecinos abrazaron y besaron a un grupo de policías que cortaba la calle mientras otros gritaban “¡policía! ¡policía!”.

 

represionbriloche__17_

Virtual estado de sitio en Bariloche. Continúa la caza de pobres.

Lo que se está llevando a cabo en Bariloche, es una verdadera cacería de pobres, sobre todo en el barrio Boris Furman , donde mataron al adolescente Diego Bonefoi de 15 años y dos personas más que presenciaron el hecho, declaró el cronista Oscar de de la FM, "Gente de Radio" de Bariloche.

El intendente Marcelo Cascón aseguró durante la jornada que la situación estaba "desbordada", por lo que reclamó la presencia de policías de las ciudades vecinas Viedma y General Rocal, y de gendarmes de un batallón especial de La Pampa.

Los enfrentamientos ocurrieron en diferentes momentos del día en la calles del barrio Boris Furman, ubicado en la zona Alta de Bariloche La presidenta Cristina Fernández, por su parte, declaró que no enviará a la gendarmería como piden algunos sectores de Bariloche y posiblemente el gobernador Saiz., pero declaro que hará todo lo posible para ayudad en materia de "seguridad"·

Según el corresponsal Oscar de la FM, "Gente de Radio" de Bariloche el intendente dijo "que la policía no responde a nadie", sin embargo los vecinos atribuyen la feroz represión a las ordenes de el gobernador Saiz, implementada por su ministro Larreguy y permitida en la ciudad por el intendente Cascón, "que renuncien todos los que nos mataron a los pibes" gritaban lo vecinos.

La policía al verse desbordada por la bronca de los vecinos pidió refuerzos de otras unidades y de la brigada antimotines BORA para dispersar a los manifestantes.

Los vecinos de Alto-la zona más humilde Bariloche que mantiene con su trabajo a la parte más rica y turística, advirtieron que la única solución es que renuncie toda la cúpula policial y que saquen a los efectivos de la comisaría 28.

"Nos están cagando la vida, que sepan lo que se vive allá en el Alto, nos cagan a tiros, yo no invento nada, muchos están con ganas de denunciar, pero no dan bola y este es el resultado, por algún lado desborda, hoy encima te provocan, qué quieren, a la tragedia le suman más violencia y más muertes", se quejó uno de los manifestantes.

Luego algunos grupos intentaron organizar asambleas para poder analizar los pasos a seguir de manera conjunta, entre ellas, definieron acompañar a la familia del joven de 15 años, Diego Bonefai, donde se está velando el cuerpo. (ANB/OPI Santa Cruz)

sábado, 19 de junio de 2010

GATILLO FÁCIL Y REPRESIÓN EN BARILOCHE: NI ABUSO NI EXCESO...

 

bariloche

 

Tres pibes en una esquina cualquiera de un barrio obrero. Varios policías deciden "identificarlos" (es decir, detenerlos por averiguación de antecedentes). Un pibe de 15 años, muerto con el cráneo atravesado por un proyectil 9 mm que ingresa por la nuca.

Vemos esa escena a diario, en Ingeniero Budge, en Rosario, en Ushuaia o en Villa Lugano. Ayer, la vimos en Bariloche, Provincia de Río Negro. También escuchamos la excusa infinidad de veces: "el arma se disparó", como si tuviera vida propia. Como si no hiciera falta apretar el gatillo para que salga el tiro.

Esta vez, el chico se llamaba Diego Bonefoi y vivía en Bariloche. La justa ira del barrio se tradujo en una cascoteada a la comisaría donde refugiaron al asesino. "La policía tiene que defenderse", dijo su jefe político, el ministro de Gobierno Diego Larreguy, y justificó los catorce heridos y tres muertos (un joven de 29 y un adolescente) en la desigual batalla de Ithakas y Brownings contra puteadas y piedrazos.

En 2006, CORREPI publicó una serie de notas denunciando la situación de apartheid vigente en la ciudad de Bariloche, con los barrios del Alto, los barrios obreros, militarizados bajo una represión constante para evitar que sus habitantes afeen con su presencia la zona céntrica, destinada a los ricos turistas. Describimos lo que sucede a diario en los ocho pasos para acceder desde los barrios de Alto (El Frutillar, San Francisco, 34 Has., etc.) hacia el Bajo, con sus casas de té y finas hosterías.

En cada paso hay permanentes operativos cerrojo, y tanto peatones como pasajeros de colectivos deben exhibir sus documentos y explicar por qué van hacia la "zona linda". Sólo si son convincentes y tienen pinta de "decentes" se los deja pasar.

Insistimos muchas veces en la enorme cantidad de detenciones arbitrarias ("excusadas" con la averiguación de antecedentes o el código contravencional), de golpizas, de operativos de la policía y del grupo especial BORA en los barrios, con o sin orden judicial.

Denunciamos el amedrentamiento y los ataques a los vecinos que se atrevieron a intentar organizarse contra la represión, como la vecina del Barrio 34 Hectáreas , Blanca Grande, que perdió un ojo por un balazo de goma durante un operativo policial en 2006, y la sucesión de muertes a manos policiales, que suman medio centenar desde 1983, en una provincia con menos de 600.000 habitantes.

La digna reacción del pueblo de Bariloche impidió que el fusilamiento de Diego fuera silenciado, como ocurre con la mayoría de los pibes que, a razón de uno por día, nos mata el Estado con su política disciplinadora del gatillo fácil y la tortura en comisarías, cárceles e institutos de menores. Los medios han debido tomar nota, esta vez, de lo ocurrido.

No sucede lo mismo con el muerto diario que ocultan tras los festejos por el Bicentenario o las hazañas de la Selección. Sólo en Moreno, provincia de Buenos Aires, fueron tres los pibes muertos en los pasados 15 días: Sergio Casal (16), fusilado por un policía federal; Ricardo Argañaraz (22), recibió tres tiros de un gendarme, y un tercero murió dentro de la comisaría local. En el mismo tiempo, un muchacho de 20 años murió incinerado en una celda policial de General Acha, La Pampa y Saúl Pérez (21) fue fusilado por un bonaerense en Gregorio de Laferrère. Y hay más, en todo el país.

Ni abuso ni exceso; ni desborde ni accidente. Una política de estado, que todo gobierno que administre una sociedad con ricos y pobres aplica a conciencia, para enseñar a callar y obedecer a los que deben ser disciplinados para que toleren la opresión.

CORREPI

jueves, 10 de junio de 2010

EL PROYECTO DE LEY DE LIBERTAD RELIGIOSA ATENTA CONTRA DERECHOS UNIVERSALES

 

La Asociación Civil Ateos Mar del Plata manifiesta su preocupación respecto del proyecto de LEY DE LIBERTAD RELIGIOSA1 dado que el mismo pretende avanzar sobre principios básicos y elementales de la democracia, beneficiando a algunos ciudadanos e instituciones por el simple de hecho de declarar fe religiosa. Es decir que un valor como la igualdad, que costó tantas vidas y esfuerzos en tiempos pasados, sería violado por la imposición de un sistema de castas, atribuyendo a las personas jerarquías sociales según profesen o no una religión.

La tolerancia hacia y entre miembros de distintos cultos no se logrará haciendo callar a los no creyentes mediante la intimidación, ignorándolos dentro de la legislación, no siendo considerados sujetos de derecho y negando privilegios a quienes buscan la felicidad y el conocimiento en el humanismo secular y la racionalidad.

Este proyecto ignora en su cuerpo la libertad de pensamiento, de convicciones y el derecho a no tener culto, a pesar de ser mencionado en el inciso c) de la sección Fundamentos del citado documento.

En el artículo 2. se reconoce el derecho a abandonar las creencias religiosas, pero no se establece un método formal y expeditivo para ser dado de baja en los registros de los cultos. Esto es fundamental para respetar el derecho a la protección integral de los datos personales y sensibles, ley de hábeas data. También permitiría tener un conocimiento más preciso de los fieles activos por parte del Estado.

Respecto de este mismo artículo, en el punto 14 no se especifica el significado de la palabra “guardar” que es muy general y puede dar a confusión jurídica. Asimismo tampoco se establecen las formas para determinar los asuetos de las festividades religiosas.

Se habla de que las creencias religiosas de las personas no pueden ser invocadas para generar actos discriminatorios, nuevamente se plantea unidireccionalidad de garantías, ya que no se especifica la discriminación por ausencia de creencia que podría ejercer un religioso hacia un ateo.

El proyecto pretende introducir la posibilidad de discriminación5 de las instituciones religiosas, al ejercer control sobre la conducta y moral de sus empleados, sin importar su idoneidad, contraviniendo la legislación vigente.

El documento establece lo que no es una iglesia, una comunidad o confesión religiosa, se regula cuáles creencias o prácticas se consideran religiosas de las que no. El criterio adoptado se basa en las doctrinas judeocristianas utilizado arbitrariamente y sin explicitar.

A aquellas prácticas que quedan fuera de este marco regulatorio se las denomina, peligrosamente, “prestación de servicios” (inc. 2 art. 6). Muchas de éstas son actividades

pseudocientíficas que pueden derivar en estafas o daños a la salud física y mental de quienes acuden por asistencia, por lo tanto no se las puede livianamente legitimizar.

Las entidades religiosas inscriptas gozarían de más fácil acceso a derechos que las asociaciones civiles seculares. Es decir, que se prioriza al culto por sobre prácticas científicas, filosóficas, sociales o culturales en general, dándoles el trato de entidad de bien público sin necesidad de trámite alguno, otorgándoles exenciones tributarias y aduaneras.

Los templos o lugares de culto y los objetos sagrados se volverían inembargables, es decir que el valor de la propiedad privada depende del grado de fe de sus miembros. Se permite el libre acceso de ministros a cárceles, hospitales, asilos y cuarteles, discriminando, por ejemplo, filósofos, docentes, artistas que quieran brindar alivio a necesitados que invoquen su presencia.

No queda claro en la reglamentación a qué se refiere con ejercer representación activa y pasiva, de sus fieles en sede administrativa o judicial, en defensa de los intereses o derechos de incidencia colectiva derivados de la libertad religiosa, nuevamente nos encontramos con términos vagos que podrían superponerse contradictoriamente con lo establecido en las leyes civiles, penales y procedimentales.

En el plexo de la citada norma, en el artículo 17 consideramos que el grado de autonomía debiera ser el mismo que el de cualquier organización civil, por lo tanto no pueden estar exenta de revisión administrativa o judicial respecto de cualquiera de las decisiones que adopten las mismas.

Se plantea la creación de un Consejo Asesor de Libertad Religiosa, sin representantes del ateísmo o el agnosticismo, formado por delegados de las confesiones religiosas más influyentes. Los no creyentes (ateos, agnósticos e indiferentes) nos veríamos afectados por las decisiones que esta institución tome sin tener representación en la misma siendo que somos el 11,3% de la población adulta.

Su función es asegurar la libertad religiosa, dejando desprotegido y sin voz al no creyente.

Los firmantes del proyecto pretenden modificar el Código Civil y el Código Penal, introduciendo el inconstitucional concepto de medir lo que vale una persona o un bien por la fe religiosa.

Interrumpir una ceremonia religiosa o simular ser un ministro tendrían penas desproporcionadas, frente a lo que significa por ejemplo realizar las mismas acciones no lícitas en otro ámbito público, como por ejemplo el universitario.

Se intenta introducir el término profanar, retrocediendo siglos en lo que fue el gran avance en el derecho de separar delito de pecado.

Se pretende eliminar un artículo del Código Penal que trata de frenar el avance del Estado no democrático del Vaticano, si éste quisiera aplicar arbitrariamente el derecho canónico en territorio argentino.

Nos oponemos a lo propuesto en el articulo 41, respecto del Día de libertad religiosa ya que plantea la paradoja de celebrar “la eliminación de todas las formas de discriminación fundadas en la religión” discriminando a una porción de la población por razones religiosas (los no creyentes).

Se debe legislar con una visión de progreso, no en detrimento de derechos adquiridos en nuestro país. De aprobarse esta ley se estaría contraviniendo la Constitución y derechos reconocidos internacionalmente en tratados de rango constitucional como la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San

José de Costa Rica), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Consideremos que si realmente se quiere legislar bajo el principio de igualdad (así se lo pretende presentar al proyecto de ley de libertades religiosas), las instituciones religiosas no pueden diferenciarse de otras asociaciones civiles, dándoseles estatus jurídico (como el solicitado en el articulo 34).

Otorgar más beneficios a quién manifiesta una creencia sobrenatural transformaría a nuestro Estado, definitivamente, en confesional.

Ubicándonos entre los países más atrasados del orbe. Las exenciones impositivas, subsidios, privilegios aduaneros, facilidad en trámites, donaciones, etc., deben ser otorgados equitativamente bajo el mismo marco jurídico a todas las asociaciones que cumplen roles sociales, sin discriminar por la base ideológica que las sustenta.

lunes, 7 de junio de 2010

LOS QUE CRISPAN

Por Eduardo Aliverti



Hay que enlazar varios temas pero, si se lo hace con un poco de vocación y capacidad relacionales, la pregunta y la respuesta terminan siendo comunes a todos.

Pasados los festejos del Bicentenario, la enorme sorpresa por su convocatoria y el clima de armonía popular destacado en forma unánime (hasta por cínicos y deprimidos), cualquier recorrida por los medios de alcance masivo indicaría que el país volvió a las andadas de inmediato. Enfrentamientos, acusaciones, advertencias, agresiones físicas.

Veamos una radiografía de ese clima reinstalado. Tal vez podamos extraer alguna conclusión que no es novedosa, pero sí categórica respecto de cómo se manipula la información; y de quiénes son, por lo menos, co-responsables de crear esa atmósfera de fastidio.

Acaso se suponía que, después del desconcierto por la masividad de los actos patrios, era esperable una contrición de ciertas figuras y corporaciones mediáticas. Porque casi todo el mundo -aunque naturalmente algunos en voz muy baja- coincidió en apuntar que la participación y alegría callejeras, de hace dos semanas, revelaron una ruptura bastante clara con el ambiente social mostrado por la prensa hegemónica.

Al no haber sucedido que tal diagnóstico tuviera correlato, cabe interrogarse por los motivos de ese persistir en que todo anda para atrás. ¿Es muy pronto y nadie es tan estúpido como para deschavar así nomás que estaba en una frecuencia sobreactuada? ¿Están encarcelados por la lógica del sensacionalismo como única vía de gran impacto? ¿No se replantearon nada de nada? ¿No creen que deban hacerlo?

¿O quizá se trate de estar cada vez más claro que esto es una batalla política, con los grandes medios dispuestos a seguir disparando con cuanto tengan a mano para defender sus negocios? Hay hechos que desencadenan una reacción obvia y no cabe esperar otra cosa, aunque uno insista en la necesidad de que lo hagan con respeto por la rigurosidad profesional.

Es el caso de los hijos adoptados de la directora de Clarín, de quienes extrajeron pruebas escrupulosas para determinar si sus padres biológicos son desaparecidos de la dictadura. Ni siquiera sus propios abogados asentaron disidencias con el procedimiento, porque no tenían cómo.

Sin embargo, el coro mediático y sus portavoces de la oposición hablaron de “vejamen”, “arbitrariedad”, “atropello”. En lo periodístico indefendible y en el cotejo moral más todavía, porque habría sido inolvidablemente digno que hubieran usado su poder para denunciar las violaciones de una carnicería militar que robó bebés, la obstinación de Clarín por defenderse en alguna parte se comprende sin llegar jamás a la justificación de la mentira.

En cambio, ¿cómo se explican títulos centrales de portada con las gambetas de Maradona para despegarse de los barrabravas que viajaron a Sudáfrica? ¿Cómo esconderían que el metamensaje, mucho más mensaje que meta, es exhibir a la patota de la concentración argentina como la misma del Indek?

No hablamos de falsedad informativa, sino de producción de sentido. ¿La noticia más importante del país llega a ser que viajaron barrabravas al Mundial, financiados por el repugnante esquema de complicidad entre poder político y dividendos del fútbol? ¿O es que un megagrupo mediático y otros afines se quedaron afuera de ese negocio, y deben aprovechar cada resquicio para endilgar lo delictivo sólo al Gobierno?

Es mínimanente curioso que se acuerden recién ahora de darle cartel francés a la conexión entre hinchas violentos y establishment político-futbolero. Por las dudas, se repite: no es que no sea cierto. Es que no sucedía esta alarma periodística cuando la AFA era socia en la transmisión televisiva de los partidos.

También ocurrió un sugestivo despliegue mediático en torno de que es o podría ser de un agente SIDE, o de la Policía Federal, la voz anónima que advirtió sobre las pinchaduras telefónicas del macrismo. ¿Y? ¿Cambiaría ese dato la existencia de una banda de espías, jueces y policías dedicada a alojar causas truchas, y comandada -de piso- por gente muy cercana al jefe de Gobierno porteño? En absoluto.

Pero sí demuestra que, además de clavar expedientes falsos, se puede plantar información irrelevante como si se tratara de descubrimientos explosivos. Esa producción simbólica se anotó igualmente en los episodios sufridos por Alfredo De Angeli y Eduardo Buzzi. Al primero le acertaron un huevazo. Al segundo le entraron en la casa de su pueblo para robarlo, más una nota que lo invita a callarse. Lo que pasó De Angeli se lo adjudicó al día siguiente un sindicato de la carne.

Y el titular de la Federación Agraria dice que en un pueblito de 400 casas, donde se conocen todos, es incomprensible que haya sufrido ese hurto y más aún que lo invitaran a cerrar la boca. Precisamente porque se conocen todos, lo extraño sería que un grupo comando externo haya procedido así sin que nadie se diera cuenta. Ergo, lo normal consistiría en que los sucesos fueran endosados a la interna campestre porque, además, ¿cuál sería el sentido común de victimizar a Buzzi justo cuando todo lo que dice, incluyendo haberse pegado a Duhalde, le es funcional al kirchnerismo?

Los medios hegemónicos, sin embargo, erigieron a los dos incidentes como producto del conflicto con “el campo”. Tienen la foto congelada. Atrasan dos años, porque ese frente se llamó a silencio siendo que gana más plata que nunca gracias a soja, chinos y beneficios para el circuito ganadero y de tambos.

Dos más, de una lista que no se agota ahí ni muchísimo menos. La Presidenta se reunió con sus pares brasileño y uruguayo. Del encuentro con Lula surgió que las diferencias comerciales con Brasil las resolverá la vocación política de acuerdo. Y del cónclave con Mujica, del que sólo interesaba qué se haría con el corte en Gualeguaychú, brotó que Argentina acatará lo que diga la Justicia. Ergo: si hay que desalojar el puente se lo hará, aunque cuesta ver a este Gobierno despachando la Gendarmería para reprimir.

Resultó -en la apreciación mediática dominante- que las declaraciones de los propios referentes del gobierno brasileño, minimizando los choques por las trabas importadoras argentinas, se convirtieron en que Guillermo Moreno sigue haciendo lo que le da la gana. Y las señales de arreglo con los uruguayos, para salir del laberinto Botnia, fueron resignificadas por la prensa como un retorno del oficialismo sobre sus propios pasos. Lo cual también es cierto, porque nadie debería olvidarse que Kirchner, en su momento, definió a la lucha de los asambleístas como una “causa nacional”.

Pero eso no quita que, si en efecto están dispuestos a hacer lo que la misma derecha reclama (liberar el puente) para brindar signos de “madurez” política, la lectura del guiño sea un colmo de la gata flora. Si no hacen nada, es porque están presos, como siempre, de la extorsión de un grupejo de manifestantes. Y si tiran un centro, es porque desnudan su debilidad.

¿Quiénes son los que crispan, entonces? ¿Solamente el Gobierno, a través de las “anibaladas”, de no ir a la reapertura del Colón, del enfrentamiento con Clarín? ¿Y qué sería no crispar? ¿Cancelar la ley de medios, digamos? El lunes es el Día del Periodista. Deberíamos aprovecharlo para hacernos algunas preguntas. O para ratificar las respuestas que ya conocemos hace rato.