miércoles, 30 de marzo de 2011

CABLEVISIÓN CENSURA PROGRAMA POLÍTICO

 

image

 

El programa político "Debate sobre el futuro", que desde hacía cuatro años se emitía por el Canal 5 de Cablevisión Posadas, fue levantado del aire por una decisión de la empresa de cable, en un clara muestra de censura ideológica.

 

En una solicitada publicada ayer en los diarios de Misiones, el periodista Marcelo Alberto Almada, conductor, productor y creador del ciclo, explicó los motivos por los cuales "ha sido censurado y levantado su programa por Cablevisión".

"Cablevisión trató de imponer una nueva cláusula al contrato que anualmente renovamos desde 2007, la que resulta inaceptable ya que viola la libertad de prensa, y lisa y llanamente se constituye en censura previa", señaló Almada, cuyo programa se emitía los lunes a las 13 y los miércoles a las 22.

La Cláusula 20 del contrato exigido este año por Cablevisión establecía que "El PRODUCTOR se abstendrá de verter en el programa toda manifestación, sea ésta verbal o de otro tipo, que afecte de cualquier manera la imagen o los derechos de Cablevisión y/o sus empresas vinculadas, controladas o controlantes".

La cláusula asimismo pedía a Almada oficiar de censor al hacerle velar "para que esta obligación sea cumplida por sus dependientes, contratados y/o cualquier persona que aparezca en el programa".

En el caso de que Alamada no cumpliera con su "obligación", el nuevo contrato lo haría "absoluto y único responsable de los daños que ocasione y el hecho dará derecho a Cablevisión a rescindir la vinculación", además de que la empresa quedaba "facultada a iniciar las acciones legales correspondientes en contra del PRODUCTOR y/o del responsable de la manifestación".

El periodista remarcó que esta intención de amordazar su espacio de opinión, se dió luego que "un legislador nacional entrevistado respecto de la nueva Ley de Medios, expresó sus críticas al grupo Clarín".

Al señalarles que proponer un contrato con una cláusula de esta naturaleza desde una empresa periodística era inaceptable, pero que peor sería que un periodista lo firme, los responsables de la Cablevisión le contestaron, vía mail, que "debemos dejar sin efecto la propuesta del programa".

Esta grave censura de Cablevisión cercena la libertad de expresión de los periodistas y, aún más, el derecho a la información que tiene la sociedad.

lunes, 28 de marzo de 2011

CLARÍN: LAS CAUSAS, NO LAS CONSECUENCIAS

 

AÑO 2004

NOTA PUBLICADA POR ESTA COLUMNA EN SEPTIEMBRE DE 2004

image

Despidos en Clarín

La solución argentina de los problemas argentinos

El Grupo Clarín despidió a 119 trabajadores que reclamaban que se les pagara lo que les debían. Para garantizar la salida de algunos de sus impresos, contó con el apoyo de 500 efectivos de la Guardia de Infantería. Detalles, maniobras y cámaras vigilantes.

15/9/2004

A pesar de que este viernes habrá una nueva reunión en el marco de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo, un centenar de policías aún custodia la planta de Artes Gráficas Rioplatenses (AGR), una de las empresas del Grupo Clarín, que acaba de despedir a 119 trabajadores -entre ellos los diez que conforman la comisión gremial interna- que reclamaban que se les reconozca el pago de horas extras de acuerdo a los criterios fijados por el Convenio Colectivo de Trabajo.

En la madrugada del viernes 3, unos 500 efectivos de la Guardia de Infantería de la Policía Federal ingresaron a la planta para garantizar la salida de las revistas Viva y Genios que allí se imprimen. Dos horas más tarde, un tercio del personal de AGR fue despedido. El operativo fue la respuesta a las medidas de fuerza iniciadas por los trabajadores el 29 de agosto para exigir el reconocimiento de los fines de semana trabajados y la erradicación de las cámaras de video que la empresa había instalado para vigilar los ámbitos de producción. "La planta no estaba tomada, lo que había era una asamblea permanente", aclara Mario Abraham, secretario de Organización de la Federación Gráfica.

Ese mismo día, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria entre las partes hasta el próximo 21 de septiembre, plazo que de acuerdo a los tiempos legales podría extenderse por una semana más. "La empresa no acató la conciliación obligatoria, cuya esencia es retrotraer todo hasta el momento previo al conflicto", sostiene Abraham y argumenta: "No dejó ingresar a la comisión interna para que cumpla su función gremial. Tampoco reincorporó a los despedidos, los licenció por 15 días".

La primera audiencia se realizó el lunes 6, donde la empresa se negó a reincorporar a los despedidos pero ofreció incorporar 119 nuevos empleados, propuesta que fue rechazada por el gremio. "Ahora reincorporó a una docena de los despedidos, pero les hizo firmar un documento donde les comunican que son suspendidos por 15 días y los obligan a reconocer que habían tomado la planta. Los compañeros están tan necesitados del laburo, que aceptan cualquier cosa. Además, se comprometen a no participar nunca más en conflictos gremiales", relata Abraham que promete organizar una gran marcha para la semana próxima y presentar una denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo.

Antes de que el viernes 3 la Infantería ingresara a los galpones de la empresa para retirar por la fuerza los ejemplares impresos de Viva, la empresa había intentado realizar el trabajo en los talleres gráficos que utiliza el diario La Nación, pero los trabajadores se negaron, solidarizándose con los obreros de AGR. Pero tras el operativo, la empresa inició causa penales a los delegados gremiales. El Grupo Clarín ya había actuado de una manera similar cuando despidió a 117 trabajadores del matutino que da nombre al holding. En aquella oportunidad, también se deshizo de la comisión interna, filmó asambleas y utilizó a las fuerzas policiales para reprimir a sus empleados.

(El título del presente artículo reproduce parte del lema bajo el cual se edita el matutino Clarín)